El impreciso límite entre el arte y la vida

David Ireland nació en 1930, pero no fue hasta los 70’s que se decidió a dedicarse exclusivamente al arte. Pronto se convirtió en un referente del arte conceptual de la costa oeste norteamericana. En 1975 compró una casa antigua: 500 Capp Street.  En cambio de reciclarla (como era su idea original) conservó y selló su estado, clasificó los objetos, los distribuyó y reutilizó haciendo de ese modo su obra maestra. La casa, recientemente adquirida por Carlie Wilmans, que se desempeña ahora como directora ejecutiva de la 500 Capp Street Foundation, aseguró que esta obra perdurase y esté al alcance de todo aquél al que le interese conocerla . Carlie, termina cerrando, a mi modo de ver, el gran círculo iniciado por Ireland: hoy 500 Capp Street es un site specific que revaloriza el área de la Bahía de San Francisco.

Ireland1

Ireland murió en el 2009 de una neumonía. Joven, dejó la escuela de artes para alistarse en el ejército. Luego viajó por Europa, Asia y África. Participó de safaris en Kenia. Volvió a su pueblo natal y trabajó en seguros. Finalmente (después de los 40) terminó la escuela de artes e hizo (entre muchas otras obras) de su hogar una obra de arte. Conjeturo que en  gran parte de su existencia, en su cotidianeidad y forma de interrelacionarse con el medio,  se la pasó haciendo equilibrio sobre esa delgada línea que limita entre el arte y la vida.

Ireland6

Ireland3

Capp-Web

Compartir
Tweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

One thought on “El impreciso límite entre el arte y la vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *