Bitcoins en Maui

Mi manager de Inspirato se llama Michel y yo sé que es un hombre, pero cada vez que me escribe proponiendo Maui Surf & Sand me siento derrapando hacia el sí, como si fuera una rubiecita de esas que se arrodillan en francés y te piden cosas en la exuberancia del contrapicado y entonces muy raro porque en lugar de borbotear su pronunciación de erre patinada, vos te sentís repentinamente atragantado con un pollo en bandejita de avión y quizás ni querías viajar en primer lugar, pero basta de segunda persona  que vos no vas a Maui ni a ningún otro lugar, vos te quedás y nosotros viajamos, claro que son vacaciones merecidas porque antes hice cosas, por vos y los tuyos. Estuve trabajando con Bitcoins y lo importante es que no creas lo que se publica por ahí, que es otro esquema Ponzi, o pura burbuja tecnológica. Bitcoin es tu pasaporte a la salvación. Número uno: andá a bitaddress.org desde una computadora sana y generate un wallet. Un wallet es básicamente un par de claves, una pública y otra privada. La clave privada resguardala mejor de lo que resguardaste tu culo de clase media. De hecho, lo mejor que podés hacer es imprimir la clave privada, plastificarla y esconderla en el reverso de una de esas reproducciones tristes que tenés colgadas en el dos ambientes. Con la clave pública, andá a buscar por el microcentro alguien que te venda Bitcoins. En este momento, para comprar 1 Bitcoin tendrías que desembolsar unos AR$2900. Una vez que le des la plata no te vayas ante la primera verificación de que tu billetera tiene los Bitcoins, quedate ahí diez minutos, hasta ver al menos seis verificaciones. Entonces sí le das la mano y salís a disfrutar lo que va a ser tu vida de ahora en más. Una vida donde podés trasladar plata sin llevar 10.000 papeles con la cara siniestra de Evita, una vida donde vos decidís cuánto merece el gobierno en impuestos – y quizás nada – una vida donde los gobernantes no te puede poner cepo ni congelar fondos, una vida donde nadie te pide el documento de identidad, declaración de Bienes y factor sanguíneo para pagar un espresso macchiato. ¿Tenés miedo porque nada respalda el Bitcoin? Averiguá si hay oro en la tierra para respaldar el dólar. Pero basta, que ahora es Maui, un Tiki Bar con totems en Lahaiha. El doc desaparece y aparece contento realmente porque al otro lado de la calle acaba de conseguir el high tech de las drogas de diseño. Son hexágonos transparentes de una belleza notable. Me dice que se toma uno, pero que nosotros tenemos que tomar dos. Enfrente, tres flaquitos en jogging Adidas y camisa de manga corta nos miran con sonrisas húmedas. Se parecen un poco a Manny Pacquiao y aunque no anden precisamente en el box, sé que vamos a terminar con la cara rota. También sé que van a robar mi carry on Rimowa, el Omega Speedmaster y muchos Franklins, pero eso sí, la clave privada de Bitcoin no está en juego así que tragamos los hexágonos y empieza la lluvia de papeles. Salud.

Compartir
Tweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *