Alimentación en el trabajo

comida-saludable En su libro, Food at Work (La alimentación en el trabajo), Christopher Wanjek examina el modo en que esta tendencia afecta a la productividad en todo el mundo, y se pregunta por las razones por las que, con frecuencia, empleadores y los propios trabajadores, yerran cuando se trata de recargar reservas.
El mensaje principal de La alimentación en el trabajo es que unos alimentos de buena calidad consumidos con los compañeros en un entorno tranquilo ayuda a los trabajadores a rendir al máximo. Cuando los trabajadores están relajados y se han alimentado bien, son más productivos, lo que beneficia a sus empleadores y familias. Sin embargo, Wanjek comprobó que esta hipótesis perfectamente razonable constituye, la mayoría de las veces, la excepción, y no la norma.

El estudio reveló que una nutrición inadecuada da lugar en las empresas de todo el mundo a unas pérdidas de productividad del 20%. En los países más pobres como India, las enfermedades y muertes debidas a la desnutrición acarrean unos costes que oscilan entre 10.000 y 28.000 millones de dólares de Estados Unidos por año. La deficiencia de hierro, que se asocia a estados de debilidad, cansancio y falta de coordinación, causa cada año pérdidas de productividad cifradas en 5.000 millones de dólares de Estados Unidos en el sudeste asiático. Con frecuencia, el curso de los acontecimientos da lugar a un modelo en el que trabajadores, empleadores y gobiernos quedan atrapados en un círculo vicioso de alimentación y salud deficientes, baja productividad y pobreza.

En los países más ricos, la obesidad, las enfermedades vasculares, el cáncer y la diabetes son consecuencia de dietas basadas en el consumo generalizado de comida basura. Más de dos tercios de la población de Estados Unidos padece sobrepeso, y el coste anual de la obesidad para las empresas de este país en relación con los seguros, las bajas por enfermedad retribuidas y otros pagos asciende a 12.700 millones de dólares.
“Nuestro argumento” señala Wanjek “es que una nutrición adecuada es la base de la productividad, la seguridad, los salarios y la estabilidad laboral en los lugares de trabajo, que son intereses compartidos por gobiernos, empleadores, sindicatos y trabajadores. Las empresas se perjudican a sí mismas al no ofrecer mejores opciones de alimentación”.
Salvo contadas excepciones, los gobiernos que han procurado fomentar una alimentación más sana han descuidado el lugar de trabajo en favor de las escuelas y las comunidades en sentido amplio. Esta omisión, según Wanjek, representa una oportunidad perdida. Concluye asimismo que, en un contexto de incremento vertiginoso de las tasas de obesidad entre niños y adolescentes, las iniciativas emprendidas al respecto por los gobiernos fracasan mayoritariamente. Una excepción es el caso de Dinamarca, donde un programa nacional denominado ‘6 om dagen’ (seis al día) facilita gratuitamente, o a precios módicos, frutas a los empleados de las empresas participantes.

logo chef gourmet En La alimentación en el trabajo se exponen numerosos argumentos para afirmar que el lugar de trabajo constituye la ubicación ideal para llevar a la práctica toda la teoría sobre la alimentación saludable. Al igual que ocurre en las escuelas, señala Wanjek, los lugares de trabajo son emplazamientos en los que un grupo de personas se reúne en un mismo entorno en un horario específico, día tras día, y año tras año. El trabajo es el lugar en el que los adultos pasan la mitad de su período de vigilia, o en torno a un tercio de las horas del día. Además, la jornada de trabajo está estructurada en torno a las comidas y los refrigerios: descansos para el café, horas de almuerzo, pausas para la merienda y visitas al dispensador de agua. Cualquiera que haya realizado una jornada laboral de ocho o doce horas sabe lo que se siente cuando se acerca un descanso. Como comenta Wanjek, “hasta Pedro Picapiedra daba saltos de alegría al oir el pitido advirtiendo de la pausa de mediodía”.

Compartir
Tweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *