El estadounidense que pintó Baires como me gustaría que la pinten los porteños

Gregory Ferrand se apellida igual que un compañero de la primaria ya desencarnado, pero él no es argentino, ni porteño,tampoco de Nueva York, es de Washington (como nos aclara su esposa Eva). Vino por estos pagos y algo le impresionó de tal modo que captó nuestra ciudad muy bien, como lo demuestra en A nigh of Cinéma Vérité. Por favor observar las películas que están en exhibición.

The great escape
The great escape

Influenciado por los comics, los ilustradores de moda de los años 50 y el muralismo mejicano, valiéndose de unos tubos de acrílico, logra unas escenas portentosas.

Yo el peor de todos.
Yo el peor de todos.

Asumimos su paso por Rio de Janeiro, la ciudad carioca tal como es soñada.

 

Honey mooning
Honey mooning

Gregory posee el don para plasmar en su pintura qué es lo que está ocurriendo cuando está ocurriendo lo que está ocurriendo, o sea lo invisible, ese fotograma convertido en el aleph de toda la película.

It'll all be over in the morning
It’ll all be over in the morning
Explosion! If they only knew what they know now
Explosion! If they only knew what they know now
Ferrand Your+Innocent+When+You+Dream
Your innocent when you dream
Compartir
Tweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

2 thoughts on “El estadounidense que pintó Baires como me gustaría que la pinten los porteños

  1. Hola!

    Que bueno que estan publicando el arte de Gregory. Te aclaro que: Usa acrilicos (y no oleos) y es Washingtoneano (de Washington, DC) no Neoyorquino.

    Gracias y visiten la pagina de web de Greg: http://www.gferrand.com o siganlon en Facebook or Instagram!

    Saludos desde DC!
    Eva (La esposa de Greg)

    1. Hola Eva.
      Gracias por las aclaraciones.
      Buscamos más información acerca de Greg en su página, pero sólo encontramos que se inspira en el muralismo mexicano, etc.
      Nos gustaría seguir publicando material suyo o una nota.
      Saludos

      Luis Mazzarello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *