Marcelo Mayorga, el chamán del dibujo

Que Marcelo Mayorga ha sido uno de los dibujantes más importantes de la Argentina, no hay duda. Si se lo recuerda en su justa medida, es dudoso. Marta Pérez Temperley ha publicado junto con el Museo Sívori un libro en el que reúne algunas de sus obras más representativas, tanto en dibujo como en pintura, disciplina en la que también descolló.
Marcelo nació en Buenos Aires a comienzos del mes de febrero de 1941. Expuso en forma individual desde 1972. Recibió las más altas distinciones artísticas como el Premio Manuel Belgrano en la categoría Dibujo, Primer Premio en el Salón de Santa Fe, Primer Premio en el Salón Nacional de Chaco, Gran premio de Honor en el Salón Nacional y Premio Trabucco, Academia Nacional de Bellas Artes. Su vida se apagó en el 2012.

Mayorga3

Acerca de él, Suzanne Franz escribió en el Argentinisches Tageblatt: “El artista argentino Marcelo Mayorga emplea dos técnicas en sus dibujos: la tinta y (desde 1987) el lápiz carbón. Su forma de trabajo es como el “viaje al país de los mejores entendimientos” que describe Paul Klee en sus “Confesiones creativas” de 1920. Como él, Mayorga parte para su obra de un “plan topográfico”. Después agrega a sus mundos en blanco y negro esos efectos geniales de luz y sombra, y les otorga temáticas personales. Así es que nace “un Mayorga”. Porque los viajes de los verdaderos artistas se parecen, pero a dónde llegan es tan distinto como lo son sus respectivos puntos de partida.”

Mayorga 10
“Los temas de Marcelo Mayorga surgen de su entorno. En muchas ocasiones dibuja un Buenos Aires idílico de sus recuerdos: encontrar momentos perdidos de la infancia es para él lo que completa al hombre. La serie “Guerra Lejana” trata de la Guerra de Malvinas de 1982, o mejor dicho de los sentimientos y temores que provocó en la población esa guerra que transcurrió en un lugar remoto pero se percibió como amenaza directa. La metamorfosis de la flota, sobre un mar gris que casi no se distingue de la tierra, simboliza también el paso de la Argentina de la infancia a la juventud: la democracia.”

Mayorga2

“No todos los temas de Mayorga tienen que ver con Buenos Aires, ni mucho menos. Más bien hay una paradoja: cuánto más personales se tornan, más universales se presentan al espectador. Mayorga conjura y expulsa los espectros y demonios de su interior y del mundo.
Dibujar es para él un acto de magia: dibujando se libera de personas o situaciones (personificadas) de una época de su vida; de ideologías e ismos que reinan o reinaron en el mundo; se despide de ellos desenmascarándolos en sus dibujos satíricos. La expresividad mágica de sus obras persigue al admirador de su arte. No es un artista que se olvide fácilmente.”

Mayorga4

Marta Pérez Temperley, ella también artista plástica y emparentada con Héctor Viel Temperley, el poeta místico y nadador, trabaja sin cansancio para que la obra de Marcelo no caiga en el olvido. Compañera de vida de Mayorga y poseedora de obra del mismo, cuando conversamos con ella, nos recuerda que Marcelo era un trabajador perseverante, autodidacta, buscador inquieto, una persona singular con una visión particular del mundo; un chamán del dibujo.

Mayorga14

Compartir
Tweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

3 thoughts on “Marcelo Mayorga, el chamán del dibujo

  1. Hermosa nota y los laburos de Marcelo, gracias Marta por tu labor, los artistas no se olvidan.
    Los olvidan los funcionales, el verdadero individuo, culto que ama el arte, no lo olvida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *