“El Segador”, una obra maestra de Miró desaparecida, resucitada.

El Pabellón de la República de 1937, en la Expo Internacional de París, constituyó un evento histórico irrepetible. El gobierno republicano necesitaba la ayuda internacional para hacer frente al levantamiento y convocó a sus artistas más modernos y rompedores.
En él se presentaron el Guernica de Picasso y El Segador de Miró, ambos realizados en soportes temporales, pues todo el edificio de Sert y Luis Lacasa debía desmantelarse al finalizar la Feria celebrada a los pies de la Torre Eiffel, hasta el Trocadero y el Campo de Marte, en un contexto de gran tensión donde convivían el pabellón de la Alemania nazi con el de la URSS stalinista.
La producción audiovisual del pabellón español se encargó a Luis Buñuel y en la exposición también se presentaron otras obras maestras, como La Montserrat de Julio González o la Fuente de Mercurio de Alexander Calder.

Calder en el Pabellón de 1937
Calder en el Pabellón de 1937

Guernica y El Segador levantaron al principio gran polémica entre quienes abogaban por pinturas más descriptivas, en consonancia con el realismo socialista de la época, como “Madrid, 1937” de Horacio Ferrer, expuesta en la segunda planta del pabellón, de excelente factura pero convencional. La clarividencia del comisario de la muestra, José Gaos, se impuso y tal vez cambió para siempre la historia del arte. Josefina Alix recuerda que por las noches los artistas montaban tertulia en el Café de Flore donde Picasso repetía “Tal vez, más adelante, algún historiador demostrará que mi pintura ha cambiado bajo la influencia de la guerra. Yo mismo no lo sé“. También el edificio fue polémico pues la línea racionalista de Sert y Lacasa no era del gusto de los prebostes más rancios de la República.
Cuando se desmontó el pabellón, al finalizar la Feria, las vicisitudes del Guernica fueron rocambolescas, pero peor le fue a Miró: El Segador desapareció y nunca más se supo más nada de la obra.

El Segador, recuperado expuesto en Galería Mayoral
El Segador, recuperado expuesto en Galería Mayoral

En 1992 se construyó una réplica del Pabellón de 1937 con motivo de los Juegos Olímpicos en el Parc de la Clota, incluyendo la escalera torcida que Sert diseñó para evitar los árboles parisinos. Actualmente alberga la Biblioteca del Pabellón de la República de la UB y contiene una reproducción fotográfica del Guernica que se puede contemplar tal como estaba en la ubicación original, en la pared del patio abierto.

Picasso pintando Guernica en el Pabellón de 1937.
Picasso pintando Guernica en el Pabellón de 1937.

Ahora la Galería Mayoral ha puesto la guinda al pastel con un facsímil de la otra obra monumental del Pabellón: El desaparecido Segador de Miró. La reproducción se ha hecho con criterio y calidad museística, en blanco y negro pues no existe ninguna imagen en color, y se ha enmarcado en una fidedigna reproducción del interior del Pabellón, con sus características columnas rojas (que yo veo naranjas). La muestra titulada “Artistas Revolucionarios” incluye extraordinarias piezas del propio Miró, Calder, Julio González y Picasso, como un retrato cubista de Dora Maar, su pareja entonces y quien documentó la creación del Guernica.

Fuente: Galerías de Arte de Barcelona y Galería Mayoral.

Compartir
Tweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *