Las ventajas de vapear (y dejar de fumar)

Los vapeadores o cigarrillos electrónicos son dispositivos con diferentes formas que liberan nicotina a través de un calentamiento por una resistencia de un líquido mezcla de propilenglicol y glicerina vegetal, más líquidos saborizantes comestibles. Es decir que el que “vapea” no traga humo sino vapor.
Puesto que los vaporizadores generan vapor, se llama vapear a la acción de inhalar el vapor producido por el aparatito que tengo en la mano, llamado comúnmente “cigarrillo electrónico”. Produce una sensación similar a la de fumar cigarrillos tradicionales pero sin las 4.000 toxinas del humo convencional que los fumadores se meten en el cuerpo con cada atado de puchos.

En Argentina está prohibida la venta del instrumento que tengo en mi mano, el vapeador o cigarrillo electrónico. ¿Por qué? Sencillo: las tabacaleras hicieron un lobby para generar una ley en el Congreso y prohibir su venta, ya que se les viene abajo un negocio millonario. Miles de personas están dejando de fumar cigarrillos tradicionales gracias al “vapeo”. La ley prohibiendo la venta del cigarrillo electrónico se votó en el Congreso argentino durante el Gobierno de Cristina Kirchner y el Gobierno de Macri ha mantenido esta ley, sin embargo ninguna ley prohíbe la venta de una sustancias tan nociva como el cigarrillo tradicional. Esta ley condena a los vapeadores a tener que conseguir clandestinamente el cigarrillo electrónico y los insumos. ¿Por qué no dejar que el ciudadano elija libremente qué quiere consumir?
Ventajas de vapear
– Disminuye en más de un 97% los riesgos de contraer cáncer por el consumo de cigarrillo.
– Al bajar las enfermedades cancerígenas produce un ahorro de dinero en la Salud Pública ya que el Estado debe atender menos casos de cáncer provocados por el cigarrillo.
– Calma la ansiedad en el fumador compulsivo que deja el cigarro tradicional y evita que tenga la sensación de abstinencia, por lo tanto ayuda a dejar el cigarrillo a,os fumadores.
¿A quiénes no les conviene que se venda el vapeador?
– A las tabacaleras que dejan de vender ese veneno que es el cigarrillo con más de 4.000 sustancias tóxicas en cada pitada.
– A las Multinacionales y laboratorios químicos que producen las drogas para tratamientos contra el cáncer.
– A las clínicas privadas que encuentran un suculento negocio en los pacientes que contrajeron cáncer y deben tratarse a cualquier precio.
¿Sirve para dejar de fumar?
Los defensores del vapeo valoran su potencial para disminuir el uso del tabaco convencional, que se presupone mucho más letal, basándose en estudios que afirman que sirve como sustitutivo del fumar.
Es preciso aclara que el vapeador puede o no llevar nicotina, es opcional, y se puede ir bajando la graduación de nicotina hasta llegar a cero y terminar con la adicción.
Las mil maneras de vapear
Existen muchos tipos diferentes de Vapeadores: cigarrillos o pipas electrónicas, vapeadores electrónicos o quizás has visto algún que otro dispositivo o cacharro “raro”, pero todos ellos tienen la misma función: el Vapeo.
El vapor se produce a través de una resistencia que en su interior o alrededor lleva un trocito de algodón orgánico vegetal. Esta resistencia se humidifica mediante un depósito de líquido para vapear. Gracias a la batería, al aplicarle corriente eléctrica, la resistencia se calienta y el líquido se transforma en vapor.

Compartir
Tweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *