Conny Maier retrata las borrosas emociones de hoy.

En los sesentas el político y economista Ludwig Erhard propuso el slogan: “Prosperidad para todos”, de este modo inaugura la Economía Social de Mercado, Ludwig es considerado el padre del milagro económico alemán. En la posguerra instaura una reforma monetaria que culmina con el mercado negro y obliga a los alemanes occidentales a trabajar y perfila a la nueva nación hacia una política económica liberal. En los sesentas ya comienzan a aparecer síntomas de desempleo en la pujante nación alemana. El proyecto no funcionó tal como él esperaba y hoy la brecha en todas las sociedades occidentales es un hecho. La berlinesa Conny Maier revela en sus trabajos  las tensiones y los conflictos  que estos y otros experimentos económico-sociales provocan en las personas.

Ella trabaja sobre las emociones que la injusticia y la inequidad social provoca sobre las personas. Ella responde al canon de Ludwig Erhard con la consigna: “Pobreza para nadie”

En sus trabajos más grandes ella nos habla de la grieta entre ricos y pobres, acerca de la soledad en el medio de la sociedad y los conflictos sociales, personas con rasgos desdibujados inmersas en una escena dramática no elegida. Nadie está exento del tedio, de la angustia ni de la opresión.

En sus trabajos  el límite entre la pobreza y la opulencia se vuelve borroso y todos estamos atrapados.

Compartir
Tweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *