Ese extraño capítulo 8

El sábado, por la noche, muy tarde, para ser más exactos en las primeras horas del domingo, vi ese extraño capítulo 8. Sí, se trata de Twin Peacks, de la nueva temporada.
Contar qué es lo que ocurre en el capítulo es complicado. Hablar de sensaciones, en mi caso, es más fácil. Es la primera vez que un episodio de una serie me hipnotiza. Recuerdo aún el episodio completo y el amarre que ejerció en mi atención. Muchas sensaciones y algunos pensamientos fugaces.
Uno de ellos, algo se trastocó en el planeta cuando lanzaron la primer bomba atómica y continuaron varios experimentos más, algunos o muchos, de los que tal vez ni tengamos noticias.
Otro, que todo está conectado a todo, para bien o para mal.
Hubo otros que más que pensamientos eran autocuestionamientos.
Como corolario final puedo afirmar que David Lynch es un artista, uno de los más grandes artistas visuales contemporáneos.
Este extraño capítulo es una de las piezas más inquietantes y acabadas de video arte que vi, y el hecho de que sea el capítulo de una serie con un alcance masivo le agrega la virtud de la audacia, una audacia hasta ahora nunca alcanzada en este tipo de producciones (al menos de las que tengo conocimiento).
Una vez más elevo mis loas al gran David Lynch

Compartir
Tweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *