La vigencia de Diabolik

Ennio Morricone es un compositor y director de orquesta italiano que le puso música a más de quinientas películas y series televisivas. Multipremiado, es uno de los compositores más versátiles de los últimos sesenta años. Sorprendido por una versión de Magic and ecstacy del disco Chewing Hides the Sound de Snakefinger, guitarrista experimental que tocó con The Residents, busqué en YouTube la versión original. Una pieza de música salvaje interpretada por una profesional orquesta filarmónica, esta versión original de Morricone fue utilizada en la segunda parte de El Exorcista. No pude evitar chusmear otros temas, uno me llamó la atención: Driving Decoys de la película Danger Diabolik: psicodélia de antología. Entonces busqué la película. La encontré en el canal Zagor TV de YouTube.

Danger Diabolik 1

Danger Diabolik es una película del año 1968, dirigida por Mario Bava, basada en la historieta creada por las hermanas Angela y Luciana Giussani en el año 1962. La tira se inscribe dentro de la corriente del Fumetto Nero y aún hoy se continúa publicando. Oscar Massota en La Historieta en el mundo moderno (Ediciones Paidós, 1970) define a este personaje como ideológicamente interesante ya que se trata de un genio del mal y del crimen, el que siguiendo las reglas de los héroes del feuilleton francés de principio de siglo, cambia constantemente de disfraz, mientras burla incansablemente al comisario Glinko. Este tipo de anti-héroe se caracteriza por su sadismo y violencia en un marco donde se hace mucho hincapié en el erotismo.

Diabolik2

Glinko es interpretado por Michelle Piccoli, Diabolik por John Philip Law (el mismo carilindo de Barbarella) y Eva Kant, la esposa del genio del mal, por la súper bella Marisa Mell. Adolfo Celi (el malvado agente de Spectre de Operación Trueno) interpreta aquí al capo mafia Valmont y Terry Thomas (compañero de Peter Sellers en varios films) como el Ministro de Finanzas. En los sesentas se comenzaron a producir varios films, series y comics en que sus protagonistas desafiaban el sistema. Pícaros que al borde de la ley hacían justicia (a veces) o ayudaban a personas en problemas. El caso de Diabolik es más extremo. Lo más parecido que a mi parecer se produjo en Argentina, es la fotonovela Killing, muy solicitada en los kioscos para esa misma época.

Killing

La película es entretenida, la lectura que se puede hacer hoy de ella es bastante diferente que la de fines de los sesentas. Diabolik está más allá de todo, está a punto de hacer colapsar toda la economía de un país y de paso extermina al ultra mafioso que Glinko pone tras él. Diabolik sería hoy todo un terrorista. Solitario, excéntrico, millonario (poseedor como todo malvado que se precie de un súper escondite en las profundidades equipado de la más alta tecnología), tal vez su única virtud sea el amor que profesa por la bella Eva Kant, su esposa. Imagino a niños viendo esta película en los sesentas y setentas. Un tipo con mucha facha, con una hembra espectacular por esposa, y que toma por sí mismo lo que se le canta. Imagino a algunos de esos niños en la adultez, en los ochentas y noventas, intentando hacer también lo que se les canta, conduciendo bancos y financieras, absorbiendo empresas y luego vaciándolas, los imagino llevando a la quiebra la economía de países, sólo para lograr beneficios personales, andar en autos veloces y acostarse con modelos tan bellas y con las piernas tan largas y perfectas, los ojos tan azules y con los pómulos y mentón tan cómo deben ser, como los de Eva Kant.

 

Compartir
Tweet about this on TwitterShare on FacebookPin on PinterestShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *